ilender Más futuro: la promesa que se cumple día a día

Llegaron los nuevos pupitres, y los niños iniciaron el alboroto porque no podían esperar: habían llegado sus premios. Parecemos universitarios, decían emocionados, estaban muy contentos porque se trataba del resultado de un plan estructurado y serio, de mucho esfuerzo y sacrificio, pero sobretodo, de trabajo en equipo.

“Ustedes han mejorado el colegio, han logrado este cambio maravilloso y lo hicieron sin tener que recurrir a recaudación de fondos, o solicitud de donaciones, lo hicieron a partir de lo que han aprovechado: la educación”.

El colegio al que apoyamos con el programa ilender Más Futuro logró el BONO ESCUELA, un premio por desempeño otorgado por el Ministerio de Educación a los colegios que obtuvieron las mejores calificaciones a partir del Examen Censal de Estudiantes ECE. Este premio consta de un sueldo extra a cada uno de los profesores y el mobiliario completo para el centro de estudios.

Durante 40 años de vida institucional el colegio Telésforo Catacora nunca había estado entre los 30 colegios con mejor desempeño de los de 154 colegios que están bajo la jurisdicción de la UGEL 6, sin embargo el 2016 se posicionaron en el puesto seis, sobrepasando los resultados de los colegios particulares de la zona, demostrando que nuestra tesis es cierta: la empresa privada apoyando al Estado en la labor de formar ciudadanos, cambia el panorama y genera progreso, estamos hablando del centro mismo del desarrollo sostenible: educación de calidad para que todos tengamos las mismas oportunidades.

Cuando llegamos a Santa Clara a construir la planta ilender, construimos también Más Futuro y una buena vecindad, porque vimos que podíamos ayudar de forma profunda y real, evitando que más chicos salgan de las aulas para engrosar las filas de la delincuencia ya que las estadísticas mostraban que el problema estaba en la población de 13 a 19 años, chicos desertores del sistema educativo que se dedicaban al pandillaje y a la violencia. Nuestra promesa era formar ciudadanos y para eso debíamos entender por qué los chicos desertaban de la escuela secundaria.

Descubrimos que existían tres puntos fundamentales: los maestros no lograban transmitir el conocimiento ni formaban a los alumnos; los padres no estaban involucrados en la educación ni en la formación de sus hijos una vez que entraban a la secundaria, les otorgaban libertad para tomar decisiones sin guía; y los valores de la sociedad estaban siendo anulados y desterrados en un sistema de normalización de lo negativo. Así que pusimos manos a la obra y al mismo tiempo que se colocaba el primer ladrillo de la planta ilender en Santa Clara, se ponía la primera piedra en el programa ilender Más Futuro.

Nuestro objetivo es erradicar deserción escolar y lo hemos logrado solucionando los tres grandes problemas: capacitando a los maestros para que logren transmitir el conocimiento de forma eficiente y para que se conviertan en formadores de ciudadanos, mirando al alumno como el centro de la educación, entendiendo cómo aprende para poder llegar con éxito; involucrando a los padres en la tarea de formación y forjando espacios para que padres e hijos se comprometan a avanzar como familia; y cerrando el círculo con el pegamento más eficaz: la promoción de valores que finalmente es lo que ha conseguido que este programa sea tan exitoso y que el Ministerio de Educación nos reconozca a través de la UGEL 6 suscribiendo un convenio que nos otorga respaldo institucional mediante la certificación de nuestras capacitaciones que vale tres puntos en los exámenes de ascenso 1.

Así también el Ministerio de Trabajo, nos ha sumado a las empresas del programa Perú Responsable, reconociendo nuestro aporte al desarrollo del país. Por su parte, la Municipalidad de Ate nos ha condecorado como vecino ilustre por aportar al progreso de la comunidad. Estos logros nos indican que vamos por buen camino, y que estamos consiguiendo el escenario Ganar – Ganar en donde el juego de suma no nula es posible: mientras más gane uno, más gana el otro.

Son cinco años de intervención, en el 2019 nos vamos dejando la institución fortalecida y caminando como debe ser, con maestros que luego de ser capacitados se convierten capacitadores y gestores del futuro, demostrando que la educación es el acelerador al primer mundo.

Este programa es replicable y adaptable a la realidad que se nos ponga delante, la clave es investigar y desarrollar el diseño que consigue generar el famoso valor compartido de Michael Porter 2 , y está a disposición de quien lo quiera aplicar, pues con una inversión muy pequeña se consigue impacto profundo y real, haciendo que una comunidad completa cambie, es una luz donde la esperanza se fortalece para mostrar un camino distinto: la diferencia de en tener un problema en casa o tener un adolescente que sueña con ser arquitecto, doctor, artista o astronauta, vale más que todo el oro del mundo.

Nosotros seguimos adelante haciendo Más Futuro y apostando por un Perú mejor donde los valores marquen el sendero de quienes serán los futuros empresarios y autoridades, de quienes tendrán en sus manos al mundo.